Mamá quiero teta, mis pezones me arden. 3 TIPS que te salvarán la vida.

Es uno de los problemas más comunes cuando comienzas a dar el pecho.

Sientes tus pezones que te arden, inflamados. Tus pechos, a veces, demasiado duros.

No sabes muy bien como abordar las cosas, acabas de dar a luz, tu parto puede que no haya sido como esperabas. Las emociones están a flor de piel en casa y encima de todo eso sientes tus pechos con personalidad propia.

Por eso quiero escribir esta entrada, me parece que puede ser útil a muchas mamás, para que se encuentren mejor físicamente, eso hará que estén más contentas justo en esos momentos en los que lo más importante es estar con el recién llegado.

Continue reading “Mamá quiero teta, mis pezones me arden. 3 TIPS que te salvarán la vida.”

Anuncios

Grupos de Masaje Infantil y Grupos de Lactancia GRATUITOS

Grupos de masaje infantil. Esto es algo que yo, que fíjate que estaba informada pues no llegue a conocer hasta mucho después de haber dado a luz a Alek y fue por pura casualidad.

Iba por la calle, y en un semáforo, una chica bastante simpática, que ha terminado siendo una amiga, y una fuente de inspiración, pues me preguntó que si iba a los masajes. Yo que había investigado un poco, pero que solo había encontrado cosas de pago para recién nacidos, pues le pregunte que cuanto valía eso, porque en ese momento estaba bastante corta de dinero. Me dijo que era GRATIS y todas LAS SEMANAS así que allí que me metí.

El clima super agradable, las enfermeras de pediatría super amables, pero lo mejor de todo a parte de comentar las dudas y sentirte dentro de una MANADA, arropada y comprendida, lo mejor, era el café de después. Nos íbamos todas o casi a tomar algo. Debo de decir que, tal vez fuera por la zona, en mi grupo yo era la única madrileña y solo eramos dos españolas. Todas las demás francesas, inglesas, y americanas. Hemos sido LAS MUMMIES desde entonces. Personas generosas que me han enseñado con su personalidad como ser mejor persona. Con ellas he recorrido un camino que seguramente sola hubiera sido más aburrido.

Grupos de Lactancia. Estos grupos están muy bien en los primeros momentos, después del parto, tanto si das de mamar como si no, te sientes dentro de una piña, das consejos si llevas más tiempo en esto de ser mamá primeriza o secundiza o terderiza….El caso es que suelen ser una vez a la semana, también en los centros de salud, yo asistí antes y después de dar a luz y la verdad, sales con buenos consejos por profesionales y madres, te sientes más segura de tus decisiones y tienes más argumentos que sustentar si te encuentras con algún opositor, que puede que los tengas, porque la maternidad es cómo todo, opiniones de todos los colores. Super recomendable, no salí con tantas amigas como en los masajes pero claro, asistí en Las Rozas y la logística es diferente.

Y recomiendo la asistencia a estos grupos a todas las mujeres.

Los motivos por los que asistir a estos grupos son obvios, y me gusta, me maravilla, me encanta, ver a un grupo de 10 madres primerizas en la plaza de Olavide compartiendo una bebida y sus inquietudes, dando de mamar, con el relax de no estar solas en esto. Y sé que no se han conocido por la calle como me paso a mi con mi amiga EMMA, sino que vienen de un grupo de lactancia o de un grupo de masaje infantil.

¿de dónde eres? ¿esto existe en tu país o ciudad? ¿que opinas de esta iniciativa? se te ocurren otras iniciativas gratuitas que puedan hacer que una madre sienta el apoyo y que forma parte de un grupo que la entiende y comprende.

Si te ha gustado el articulo dale a ‘me gusta’ o compártelo 🙂

Si no te ha gustado, dale a ‘me gusta’ o compártelo 🙂

Un abrazo embarazoso!

Vámonos!

 

 

mamá quiero teta, cómo saber si toma lo suficiente

Esto nos ha pasado a todas . Las mamás que hemos conseguido dar de mamar, cuesta trabajo. Debo decir que esto no es del todo mérito nuestro (alguna habrá no obstante), sino de la elección de un buen hospital donde prime el contacto piel con piel nada más nacer y unas enfermeras formadas y profesionales en el tema.

Una vez que lo consigues, pues debes ir al pediatra a menudo. Yo estaba en el grupo de Lactancia de Monterrozas (Madrid), al que fui antes de dar a luz (para saber lo que me esperaba, más que nada, yo precavida soy un rato laaaarrrgo, y la verdad es que me sirvió), a las mamás de los recién nacidos, las enfermeras del grupo solían ofrecer las basculas para pesarles.

En este sentido os voy a contar mi experiencia, cada una tenemos nuestra historia. Creo que es un tema delicado y yo aún no soy asesora de lactancia, por eso mis consejos debéis cogerlos, guardarlos y contrastarlos para ver si se adaptan a vuestro caso en particular. Colgaré un articulo (creo que es el próximo, y será entre hoy y mañana) sobre estos grupos de lactancia, tan necesarios a mi entender.

Mi hijo fue un niño grande al nacer, casi 4 kg. A mi, decidieron ponerme a régimen, ya que yo no cocinaba, la mayoría del tiempo me quedaba con hambre.

La lactancia lleva consigo misma dos factores indiscutibles: las ganas de comer y el dolor de brazos.

Yo pasaba hambre, el peque fue creciendo de largo pero parecía cada vez más delgado, en estas sesiones de lactancia parecía que iba perdiendo peso. En este momento, os lo prometo, sientes presión. Y os explico por qué.

Alek tenia un comportamiento normal, no lloraba ni más ni menos.

Alek se enganchaba bien, y tenía sus tomas.

Y lo más importante, Alek hacía CACA y PIS muy bien, mojaba pañal vamos.

Y en esto es en lo que te tienes que fijar y en tu instinto, si yo no lo hubiera hecho, Alek hubiera terminado con lactancia mixta y puede que solo con biberón, que no es nigún pecado, pero en mi caso pues no me hubiera hecho ninguna gracia.

Después del mosqueo de las basculas, las del piso de arriba y las del piso de  abajo daban pesos distintos, cada vez que se le pesaba esos números parecían los números de una maquina tragaperras….yo como ingeniera tenia un mosqueo importante, pero con la condescendencia de una mujer que acaba de parir, NADIE te hace ni caso, porque estás con LAS HORMONAS.

Pues bien, amigas, resultó que las máquinas estaban descalibradas (vamos que pesaban lo que les daba la gana), me llamaron del centro de salud para decírmelo. Pasaron 10 días desde es el último peso y la llamada, 10 días de aguantar a las personas a mi alrededor, que querían darle biberón, 10 días de presión, 10 días de ir al medico (una defensora de la lactancia) menos mal y ponerme suplementos para engordar yo y de paso mi hijo. No dejé el pecho, hicimos algún biberón que rechazó. Así es que aquí me encuentro con mis kilitos de más, bastantes y más feliz que una perdiz y con un niño sano que lo único que hizo fue crecer a lo largo en lugar de a lo ancho.

Visto con distancia, me parece que los mantenimientos de maquinaria, deberían ser más exhaustivos en los hospitales, deberíamos pensar, en lugar de fiarnos solo de lo que dice una máquina. Gente con criterio ven a mi!!!!! sobre todo porque estamos hablando de la salud de personas, aunque casi siempre estamos hablando de lo mismo, ya sea a nivel emocional o físico, no?

Espero que esta entrada pueda ayudar a alguna familia a que su lactancia sea SALUDABLE y sin miedo. Si teneis alguna historia parecida sentiros libres amigas de contarla en los comentarios del blog o de facebook!!!

Espero que lo compartáis o deis a ‘me gusta’ si os ha gustado, si no os ha gustado, espero que también le deis a ‘me gusta’ 🙂

Un abrazo embarazoso!

Vámonos!

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Mamá, quiero teta (hasta cuando)

Mucho se escribe sobre los beneficios de la lactancia materna.

Yo misma estoy en grupos a favor de la misma, de la prolongada, porque me parece lo mejor para el bebé y no tan bebé.

Creo y reivindico que las mamás no tengamos que irnos a los cuartichines al lado de los baños a alimentar a nuestros niños, donde huele mal.

Creo que no deberían echar a ninguna madre de un sitio publico cuando dé de mamar.

Nadie debería dar su opinión a unos padres de un niño que lacta en público, y aún menos cuando esa opinión es de desaprobación.

El pecho es alimento, no solo es un instrumento sexual, no solo sirve para vestir modelos semi desnudas en las pancartas que adornan los autobuses a las 6 de la mañana.

El pecho se creo y está diseñado para alimentar. Pese a quién le pese.

lactancia materna.jpg

Pero voy a aportar algo nuevo al tema, algo que no te planteas cuando comienzas a dar el pecho, porque lo único que te preocupa es poderlo dar, y algunas de nosotras el mayor tiempo posible.

El tema del que hablo, es –¿cuándo y cómo lo dejamos?

Yo aún no he encontrado la manera, lo quería dar hasta los 9 meses, tiempo que consideraba necesario, llegados estos 9 meses me apeteció darle más. A los dos años lo intenté dejar pero lloraba tanto que no hubo manera. Mis familiares siempre me dicen que le voy a dar hasta que vaya a la mili (antes me reía…pero y si es verdad?)….en mi familia siempre somos de records mundiales, la exageración es el idioma de la república independiente.

Ahora mismo ya tiene 3 años, si no está malito se lo doy solo por la noche o en casa.

El pecho es muy cómodo cuando está malo, no se deshidrata y es genial saber que está bien alimentado al menos.

Hace que merezca la pena.

Pero muy de vez cuando pienso que ya es hora de dejarlo, y él no quiere. Me encuentro en una encrucijada, porque sé que si no lo deja por su cuenta él va a pasarlo muy mal. Y yo de paso también. Me da pena por otro lado porque sé que si lo quiere es porque de alguna forma lo necesita. Pero para mi ya fueron en punto hace muchos meses.

La única forma que he descubierto de dejarlo es que sea el quien lo deje. Anda circulando un libro sobre la Teta cansada para leérselo a los pequeños.

Abandonar una etapa de forma consciente siempre es duro, mucho más hablando de maternidad. Todo nos llega como por sorpresa, en un cambio cíclico y extenuante, la maternidad es la reina de los cambios continuos.

Alguna, seguro que está en mi situación, ¿qué vais a hacer? ¿cómo os lo planteáis?

¿algo más que añadir?

Vámonos!