Desde que ella dió a luz

there'salwayssomethingto be

Ya sé, ya sé…Nadie se esperaba este post. En temas de embarazo y maternidad, todo está tan centrado en la mujer que nos olvidamos de los acompañantes, de cómo viven los momentos, de lo que piensan, de sus sentimientos, de sus experiencias.

Opino que hay que ser inclusivo y no excluir a piezas clave en todo este entramado que es crear una familia.

Porque cuando un ser humano nace, también nace una familia, un papá, una mamá, un hermano y una hermana, un abuelo y una abuela, a veces dos de cada.

Voy a hablar de los acompañantes, así,en general, aunque en la cabeza siempre piense en hombres y en los padres de los bebés que van a nacer, porque creo que son los que menos preparados están, porque desde las instituciones no reciben ningún tipo de preparación, qué digo instituciones, desde que nacen, solo por ser niños no deben jugar a las familias, que lo único que saben del embarazo, parto y demás…. es lo que oyen, escuchan, ven en los monólogos del club de la comedia, en la mayoría de los casos, porque son tratados como meros instrumentos, en muchos casos de satisfacción dineraria y/o necesaria, todo lo que el dinero puede comprar. Pienso sobre todo en ellos, porque cuando una pareja se compone de mujer y mujer o hombre y hombre, las cosas pueden cambiar, pero siempre la generalidad nos lleva a error…. Así que como confío en tu inteligencia, sabrás ponerle cara y sentirte identificad@, sí, hablo para ti.

Nunca nos preguntamos, como se sienten los próximos padres, si sienten miedo, si quieren estar a la altura, si sienten presión social.

Lo agotados que pueden llegar a estar después de darlo todo como acompañantes en partos que tal vez sean demasiado largos.

Si tal vez piensan que ojalá se acabe ya el parto para dormir, que ojalá se acabe ya el parto para acostarme con mi mujer… que tengo nervios por ver a  mi hij@, que siento una losa de responsabilidad que me oprime, que no puedo con el amor que me embarga, no me cabe dentro, que mi mujer que ha dado a luz en casa me parece una diosa, que la tengo envidia, que me siento pequeñito, que estoy orgulloso de ella, que no me la merezco, que tengo hambre, sueño y quiero a mi mamá, que no quiero que se me noten los sentimientos, que soy un hombre, coño! y los hombres tienen que estar a la altura y comportarse como hombres, que no sé muy bien qué significa, pero es eso lo que hay que hacer… Que estoy deseando llegar a casa y ver el fútbol, o jugar a la play, que no entiendo porque el niño no duerme ni porque a mi mujer le molesta tanto los comentarios de mi madre sobre la lactancia. Que quiero dormir, que a veces echo de menos mi vida anterior al parto, pero que luego veo la cara de mi hij@ y se me pasa, pero sigo estando cansado, que siento miedo a que me echen del trabajo, a no encontrar nuevo proyecto como autónomo, a que mi empresa recién creada vaya mal.

Que ella se va a quedar unos  meses cuidando de nuestr@ bebé porque así lo hemos decidido pero que al principio (y al final) me parece que ella hace menos trabajo que yo, que se queda en casa o va a los masajes para bebés y luego desayuna con un puñado de madres que no tienen otra cosa que hacer que eso, y con mi dinero, me recela el apego que veo entre ellos (entre mi mujer y mi hij@) y que yo llego de trabajar y ya no sé ni a dónde llegado, ni si es mi casa.

Siento que siempre me pierdo algo, algo importante, que los resúmenes que me hace mi mujer son escuetos y que no entiendo de qué puede estar tan sumamente cansada cuando el que me levanto a las 6 para ir a trabajar soy yo e intento no pensar mucho en eso tomándome un aperitivo con un amigo a la salida del trabajo.

A veces me parece todo una trampa, pero luego veo como mi hij@ se esfuerza por coger un sonajero y se me pasa. Quiero disfrutar todo el rato que puedo con mi hij@ pero también quiero recuperar mi vida anterior.

Mi compañera, necesita demasiado tiempo sin tener intimidad, y yo ya no sé si quiero o no. Porque después de ver el parto, de verla tener esa experiencia, de no sentirme parte tan importante del milagro, ella me da miedo y respeto a la vez.

Porque su cuerpo no es el mismo, porque su actitud no es la misma. Porque han cambiado todos los tiempos y rutinas y yo estoy perdido  y quiero encontrarme, una cervecita más jugando a la play, sé que no estoy a la altura, tengo que estar a la altura, entonces veo la sonrisa de mi hij@ y se me pasa.

Porque no sé si voy a aguantar tanto tiempo sin tener intimidad (F..), porque a veces necesito esta intimidad y me sorprendo pensando en otra mujer, porque mi mujer, tan diosa que es, tan diosa que la he visto, tan empoderada me da miedo. Y su actitud ha cambiado, ahora y no es la que yo conocí, ahora es una madre.

Creo definitivamente que mi compañera, mi mujer, mi esposa, es poderosa y yo tan pequeño que me siento….  yo estaré allí para ella, estaré a la altura, porque soy parte importante de esa familia, la haré feliz para que mi hij@ sea feliz, para que seamos felices. Y cuando venga el segundo, volveré a enorgullecerme de mi elección de ser padre.


Y…este ha sido el post de hoy, espero que os haya gustado.

Si te ha gustado dale a me gusta o compártelo :), me encantaría que lo hicieras.

Si no te ha gustado dale a me gusta o compártelo :), me encantaría que lo hicieras.

También te puedes subscribir a este blog y que te lleguen las cosillas por email o entrar en Facebook., subo post más o menos todos los días :)

Abrazos embarazosos!

Vámonos!

 

 

 

 

Anuncios

Un comentario sobre “Desde que ella dió a luz

  1. Me encanta que hables también de los papás. Para ellos tampoco es fácil enfrentarse al cambio, no sólo de su pareja, si no de su rol en la vida. Mi marido me confesó que le daba mucha envidia ver cómo yo podía calmar a nuestro hijo con tan sólo darle el pecho y cómo conectábamos en ese momento, que se sentía un poco desplazado.
    Desde que se sinceró conmigo intenté que él también tuviera contacto piel con piel con el bebé y por la noche Hilbert solía ponerse al bebé a dormir sobre el pecho. 3 años después nuestro hijo, si se despierta por la noche, quiere tumbarse y acurrucarse sobre su padre y así vuelve a quedarse dormido.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s